VIAJAR A NUEVA YORK EN NAVIDAD

dsc04572

Si existe un destino al que debes ir en Navidad sin dudarlo, a parte de a Laponia a ver al “verdadero” Santa Claus, ese lugar es Nueva York.

No solamente porque sea la capital mundial, ni tan siquiera porque infinidad de películas que todos recordamos de nuestra infancia, adolescencia y madurez han sido filmadas allí, en sus calles, reflejando una arquitectura neoclásica combinada con rascacielos que inspiraron ciudades de ficción como Gotham u otras tantas…Y sin embargo no es sólo una ciudad, son miles de ellas que cambian de color y de aspecto con forme el sol cae, por la noche es otra ciudad, otro mundo lleno de luces que recuerdan a un gran parque de atracciones para adultos, millones de leds te dejan sin respiración en Times Square, por no mencionar el inmenso pulmón que se encuentra en medio de la city y que recoge todos los días pedacitos de vidas desconocidas de artistas, deportistas, turistas, gente, mucha gente en la quinta avenida, tiendas con los escaparates más espectaculares y creativos te interrumpen para que fijes tu mirada en ellos. Sonidos que se entrecruzan entre ambulancias, policía, villancicos, voces de personas en español e inglés, cantos, aquellos que se escuchaban en Harlem y que te hacían emocionarte, una emoción que no se parecía en nada al homenaje en el World Trade Center, el silencio en una ciudad como Nueva York te deja totalmente fuera de lugar, esto es lo que te transmite ese homenaje, es un silencio insoportable que te hace comprender que en esta vida pocas cosas importan tanto como la vida en si misma.

No importa lo que hagas la próxima Navidad, ni el próximo año, pero pon una nota, una alarma para detenerte, planea un viaje y desaparece durante unos días y si ese viaje es a Nueva York, mejor.

dsc03339 dsc04652 dsc03360 dsc03554 dsc03608 dsc03647 dsc03636 dsc04120 dsc04189 dsc03425  dsc04257 dsc04254 dsc04365 dsc03603